Mito animal

En busca de la verdad tras el dato de que los gatos siempre aterrizan de pie, los dos intrépidos aventureros, Tim Warwood y Adam Gendle viajarán a Nueva York para tratar de averiguarlo. Todo el mundo sabe que los gatos aterrizan de pie. Se llama el reflejo de enderezamiento. Cuando el felino está cayendo, no puede ejercer presión contra nada, así que la ejerce contra sí mismo. Son necesarias la musculatura y la flexibilidad de la columna, para mover las partes delantera y trasera casi de forma independiente, en términos de mecánica. Cuando un gato está cayendo, recoge sus patas delanteras y se gira para ponerse cara abajo, después recoge las patas traseras, gira su mitad trasera, y en una fracción de segundo se ha enderezado para aterrizar. Para demostrar esta teoría, Tim se meterá en un túnel vertical que lanza aire a 160 kilómetros por hora. La idea es en el aire, hacer lo mismo que haría un gato: saltar con los brazos encogidos, recoger las piernas, y después rotar todo el cuerpo hasta conseguir enderezarse. ¿Lo logrará?

Comparta nuestro contenido
Programación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *